robots de cuatro patas

Ford muestra los robots de cuatro patas que tiene en una planta de producción

¿Has visto la película Terminator 2? Tranquilo, todavía queda mucho para el ficticio «Día del Juicio Final» de 2029. Lo que no es ciencia ficción y sí realidad son los dos robots de cuatro patas que Ford tiene en la planta de producción de Van Dyke, en Michigan.

Fluffy y Spot, así se llaman las dos máquinas cuadrúpedas propiedad de Boston Dynamics, empresa conocida por crear los sofisticados robots móviles que Ford está ‘pilotando’. Ambos, que son de color amarillo, están equipados con cinco cámaras integradas para visualizar su entorno. De esta forma, Paula Wiebelhaus, responsable de una de estos ingenios electrónicos programables, lo controla a través de un dispositivo similar a un videojuego, permitiéndole ver de forma remota la toma de la cámara.

Los robots pueden caminar a una velocidad de unos 5 km/h con una batería que dura casi dos horas. Su función es la de escanear el piso de la planta, aunque también ayudan a los ingenieros en la actualización del diseño.

«Diseñamos y construimos la planta. Después de eso, a lo largo de los años, se hacen cambios que rara vez se documentan», mantiene Mark Goderis, gerente de ingeniería digital de Ford. «Haciendo que los robots escaneen nuestras instalaciones podemos ver cómo es ahora mismo y construir un nuevo modelo de ingeniería». Sin Fluffy, la actualización sería mucho más tediosa porque «solíamos usar un trípode y caminábamos alrededor de la instalación parando en diferentes lugares, cada vez de pie durante cinco minutos esperando a que el láser escaneara», recuerda Goderis. «Escanear una planta podría tomar dos semanas. Con la ayuda de Fluffy, podemos hacerlo en la mitad del tiempo».

Según informa Ford, estas máquinas tienen tres modos operativos: un paseo por terreno estable, un paseo para terrenos irregulares y una velocidad especial para escaleras. Las rejilla, los escalones y las inclinaciones de 30 grados no son problema para ellos. Asimismo, caen, pueden enderezarse y, además, mantienen una distancia segura con los objetos para evitar colisiones. Y es que, además, cuentan con una parada de seguridad que evita que choque con cualquier instrumento o persona.

robots de cuatro patas

«Hay áreas en la planta en las que quizás no quieras entrar porque podrían ser difíciles de maniobrar», dice Wiebelhaus. «Es más fácil y más seguro enviar a Fluffy allí». Aunque Fluffy es perfectamente capaz de girar, Wiebelhaus no ve espectáculos de perros en su futuro: «Fluffy es una herramienta increíble. Es interesante y nuevo pero realmente debe ser valorado por su trabajo y tenacidad. Puede hacer mucho más que bailar y darse la vuelta. Queremos empujarlo a los límites de la planta de fabricación y ver qué valor tiene para la empresa», afirma.

Fuente: Clarín



Abrir chat